Crónica y entrevista: Jesús Viñas

Fotos: Ana María Acón

DSC_0047-2

Second. Foto: Ana María Acón

El sábado 10 de octubre a las 23:10 h. se apagaban las luces generales en el centro operativo de los peñistas durante el periodo festivo y un ensordecedor grito, estremeció aún más a quienes esperábamos impacientes la salida de Second en el escenario principal.

Imponentes y oscuros fueron avanzando con un repertorio basado en los temas que tan bien les habían funcionado de sus trabajos anteriores sin poder permitirse el lujo de tocar demasiados temas de su nuevo largo, ya que había visto la luz pocos días antes.

Una producción muy delicada combinaba con las luces de colores planos y vivos, haciendo que la profunda voz de Frutos arrasase con un coro de unos tantos miles de personas que conocían bien todos los resquicios de sus letras, dotándoles todo ello, de una personalidad muy conseguida sobre el escenario. Teclados a ambos lados iban permitiendo que los dos guitarristas participasen de un discurso milimetrado. Introspectivos, cada canción iba devorando a los que nos dejamos caer por ahí sin conocer todos sus temas, embelesándonos con sus melodías y formas de entender el espectáculo.

Fotos: Ana María Acón

ENTREVISTA CON SECOND

Me atienden amablemente tras el cierre completo de las dos actuaciones Fran Guirao y Nando Robles, batería y bajista respectivamente del grupo murciano y me responden con una cercanía propia de un grupo acostumbrado a trabajarse milímetro a milímetro cada uno de los pasos de su impecable trayectoria.

– PREGUNTA: Supongo que os repartiréis todas esas funciones que hay que hacer sistemáticamente en este mundo moderno para seguir vivos ¿Quién es el encargado de cada una de ellas?
– RESPUESTA: Musicalmente somos todos quienes aportamos ideas para conseguir llevar cada canción por su camino, pero las letras, es Frutos quien facilita los textos. Cada uno, además, tenemos otras funciones extra-musicales como puede ser la administración en la que quién pone los números es Fran, la coordinación de ensayos y el “merchan” lo lleva Nando, Javi con la furgoneta y Frutos es quien se encarga de temas de promoción, redes sociales… Jorge (guitarra) es quien se encarga de temas de gestión de derechos y además es él quien se encarga de acercar el mundo del estudio de grabación y mezcla a la banda.

– P: ¿Cuándo es el momento o qué es lo que os dice que una canción está cerrada?
– R: Ningún tema se acaba completamente, siempre al día siguiente te despiertas pensando en qué se podría haber modificado y es durante la gira cuando vas acabando de matizar esos pequeños detalles haciendo que suene como realmente querías, ya que muchas veces tienes un tiempo limitado para grabarlo y después puedes permitirte el lujo de matizar alguna cosilla pensando en los conciertos.

– P: Las etiquetas son horribles marcas con las que se encasilla a según qué grupos en cajones no siempre acertados. ¿Qué pensáis de la gente que no os escucha o ni siquiera pierde el tiempo en escucharos porque sois un grupo independiente a quien le están funcionando las cosas?
– R: Los prejuicios siempre son malos. Nosotros creemos que hay que dar una oportunidad a todos. Hay gente con conceptos equivocados de lo que es el grupo y sin escucharlo piensa que sabe a qué suena, y ahí, por desgracia, no puedes hacer nada. Está claro que no puedes gustarle a todo el mundo pero estamos muy condicionados por los medios y la sociedad. Todo el que quiera escuchar nuestra música siempre será bienvenido. Por otro lado tampoco puedes estar tan pendiente de que a la gente le guste lo que hagas, sino pensar en ti mismo y en lo que quieres conseguir.

– P: Ha habido un cambio importante en la producción ¿a qué ha sido debido?
– R: En este último trabajo, ha sido Juan Antonio Ros quien se involucró desde un primer momento viniendo a nuestros ensayos para trabajar durante 4 meses en este nuevo disco. El cambio es una cuestión creativa propia. Es necesario cambiar el sonido. Hacer cosas nuevas. Renovarnos. Hay veces que te equivocas, pero está dentro de la experimentación. Nuestras canciones para mal o para bien son y siempre han sido lo que nos ha salido hacer. Ensayamos para cada trabajo unas 40 canciones de las que elegimos las que más nos gustan para llevarlas al cd. El productor le escogimos ya que estaba en consonancia con la formación. Él ha sabido encauzarlo siendo un catalizador de las ideas fantástico aportando lo necesario para conseguir lo que íbamos buscando ayudándonos de esa sinergia que se genera entre la figura de productor y la banda.

– P: En este tren en el que vais montados de gira, disco, gira, disco… ¿Hay un momento determinado para comenzar con una nueva etapa creativa?
– R: A veces se echa de menos el descansar un poco más pero al fin y al cabo era lo que queríamos y es un lujo el poder estar viviendo de esta ilusión haciendo realidad nuestro sueño.

– P: ¿Ha habido alguna vez que os hayáis sentido superados y decir “no puedo más”?
– R: No. Hay fases. Hay momentos en los que estamos girando mucho, componiendo, grabando y acabamos agotados y durmiendo mal. Es difícil estar en todo y en esos momentos sientes que no hay tiempo para nada. Pero al fin y al cabo no es más que agotamiento físico y cuando tienes un poco de tiempo descansas y recuperas. Nunca hemos dicho que no nos gustase nuestra vida o que no quisiésemos seguir así. Nunca.

– P: ¿Habéis tocado con algún grupo que idolatraseis antes de empezar en esto?
– R: Los Depeche Mode. Fuimos teloneros suyos durante una gira aunque no se dejaban ver mucho. Después hemos tocado también con The Raveonets, Direct funk club… Grupos de otro rollo pero el hecho de tener la oportunidad de compartir con ellos unos minutos es siempre maravilloso.