Casi 5.000 personas corearon los éxitos de Bunbury en Pirineos Sur, entre los que incluyó varios temas de su etapa de Héroes del Silencio. Tras una hora de concierto, lamentó no estar en condiciones de seguir pero un Auditorio entregado le animó a prender la chispa adecuada.

bunbury01 javier blasco

Foto: Javier Blasco

El anfiteatro del Auditorio de Lanuza todavía seguía recibiendo la entrada de personas que habían aguardado en filas interminables cuando empezó a sonar “Iberia sumergida“. Se tomaron posiciones pronto para ofrecer una espectacular visión de un aforo repleto de seguidores de Enrique Bunbury completamente entregados desde el principio.

Escuchamos “A mis alas dos clavos”, “Los inmortales”, “El camino del exceso”…“Avalancha”, que sonaron diferentes en esa mutación de la que Bunbury ha hecho un arte.

Hacía precisamente 16 años de su actuación en Pirineos Sur y resultó emocionante para muchos de los que volvieron a escucharlas en este mismo lugar. Sonaron “El extranjero, “Infinito”, “Despierta”, “Mar adentro”, “Maldito duende”.

Curioso escuchar “Lady Blue” en una sorprendente despedida del músico, quien dijo dos temas antes que el concierto debía haberse suspendido porque no se encontraba bien. El público, entre incrédulo y sorprendido, siguió animando a un Bunbury que se encontraba atrapado.  Llegó “Más alto que nosotros solo el cielo” y “El rescate”Una adecuada “Chispa adecuada” sonó en los bises y prendió. El concierto finalizó como había sido planeado, gracias al calor de un gran y fiel público y a la grandeza de nuestro músico aragonés más internacional.

bunbury02 javier blasco

Casi 5.000 personas asistieron al concierto de Bunbury en Pirineos Sur. Foto: Javier Blasco