Por Fran Castarlenas

Valparadiso lo tiene claro, de Almas Mudas ya no queda absolutamente nada. El cuarteto zaragozano arranca un nuevo e ilusionante proyecto, con el rock por bandera, pero sin dejar de lado el pop o el garage. Once pistas en su álbum estreno donde “Rojo”, “Diamante” o “Indonesia” resaltan en un trabajo más maduro y más redondo. El 23 de abril, en La Casa del Loco, presentación en sociedad con un concierto en el que tocarán los temas de su primer disco.

VALPARADISO
Empezar de cero nunca es una situación fácil. Pero, en ocasiones, sí una realidad muy necesaria. En esa rampa de arranque se encuentra Valparadiso, cuarteto zaragozano de rock que resurge de las cenizas que otrora formaron Almas Mudas. “No queda nada, conseguimos destruirlo”, queda claro. Más madurez, una mayor sensatez (o insensatez, depende del prisma con el que se mire) en sus letras y una percepción más que palpable: han regresado para quedarse y dar el salto al panorama nacional.

Son cuatro y se conocen a la perfección de anteriores proyectos. Simón Franco como voz y guitarra del grupo; al bajo, David Idoipe; el encargado de la guitarra es Alberto Solobera; y, a la batería, Pedro Presa. Los cuatro tienen claro que de la música viven unos pocos, que muchos acaban estrellándose contra el muro de la industria musical, pero también que les resultaría más que complicado vivir sin hacer lo que más les gusta: salir a un escenario a tocar sus canciones. Hay que meterle mucha pasión y muchas ganas y tampoco esperar tener un jet privado. Rotundos.

Siempre se ha resaltado, en todos los aspectos de la vida, la complejidad de que uno consiga ser profeta en su tierra. Pero lo cierto es que Valparadiso tiene bastante terreno ganado y Solobera lo tiene claro: “Siempre nos han tendido la mano, como buenos aragoneses que somos”, confiando por supuesto en que el apoyo se siga manteniendo con este nuevo proyecto.

ONCE PISTAS

El 15 de abril Valparadiso celebraba en los estudios de Radio Marca Zaragoza el lanzamiento de su nuevo disco, homónimo, “Valparadiso”. Simón, ausente por motivos laborales. Ya decíamos que de la música sólo viven los muy privilegiados. Un viaje a través de once pistas donde convive el rock con momentos más pop, eléctricos, y con ciertos tintes de garage. Un día más tarde, el sábado 16, ya abarrotaban la sala de la Fnac de Zaragoza para ofrecer su concierto en formato acústico.

Comenzando por “Átomos” hasta cerrar el setlist con “Veneno”, pasando por los que ya están señalados como los hits del disco: Rojo, Indonesia o Diamante. Incluso se atrevieron a versionar, con un notable resultado, a David Bowie. Y es que la banda acostumbra a regalar a sus seguidores una pequeña dosis de grupo internacional. No es extraño verles tocar “Rocks” de Primal Scream.

“Es un aperitivo de lo que haremos el día 23”, explica David, teniendo en cuenta que en La Casa del Loco, el sábado, aumentarán los decibelios y se podrá ver a Valparadiso en su plena esencia. “Tenemos muchas ganas, después de todo este tiempo de trabajo hay que empezar a mostrarlo y disfrutar en directo, que es lo que nos gusta”, recuerda Pedro.

valparadiso

Valparadiso celebraba en los estudios de Radio Marca Zaragoza el lanzamiento de su nuevo disco, homónimo.

El primer tema que dio a conocer Valparadiso, hace más de un mes, fue “Rojo”. Lo cierto es que ha causado un gran impacto, abriendo además el LP con notables dosis de fortaleza. De hecho no ha tardado mucho en llegar a las principales salas de fiesta zaragozanas, motivo de orgullo para los integrantes de la banda. “Es una alegría ver que gente cercana a nosotros se implica y le gustan las canciones, da mucha alegría”.

¿Pero por qué Rojo? A lo largo del disco aparecen títulos muy concretos, como paradisíacos, y este primer single no es ninguna excepción. “Hemos querido hacer cosas muy concretas con rojo, el agua, el sol… nos ha parecido curioso y ésta le tocaba a Rojo porque es parte de la letra”, palabra de Solobera.

No baja ni mucho menos el nivel “Diamante”.Será como la primera vez”, dicen en la canción. Es su segundo single y la pista número 3 del cedé, con la que comienza la batalla. Sin pasar de largo la número 2, “El sol”, donde aparecen los Valparadiso más poperos.

Tras “Diamante”, llega el tridente más gamberro del disco: el formado por “Indonesia”, “Veneno” y, como su propio nombre indica, “Te odio”. “La verdad es que en el disco sí hay varios temas de relaciones personales muy de amor-odio, fruto de las experiencias de estos años”, explica David, recordando que también Rojo versa sobre temática similar. “Te odio va sobre una relación en la que sí tienes cierta atracción hacia una persona, pero a la vez te acaba consumiendo”.

A mitad de la entrevista surge una pregunta: ¿Valparadiso por qué? “¿Y por qué no?”. Totalmente de acuerdo, ‘touché’, aunque reconocen que fue uno de los asuntos que más polémica generó entre ellos. “Se discute mucho”, reconoce Solobera, añadiendo que lo hacen todo “muy conjunto y muy democrático y esto da lugar a roces”.

En las últimas cinco pistas bajan las revoluciones, desaparece la marejada y, tras la tormenta, llega cierta calma con “Agua” o “Átomos”. Pero sin pretender el momento bostezo, que nunca se alcanza, vuelven el guitarreo con “Mujer América”, “Nuevo” o el tema con el que se cierra el álbum de estreno de Valparadiso,Anticiclón, el gran milagro”.

GIRA NACIONAL

No sólo Zaragoza va a poder vivir la música en directo de la banda durante esta gira. Más allá de los dos conciertos programados en la capital aragonesa, el estreno en la Fnac de plaza de España y el sábado 23 de abril en La Casa del Loco, a unos pocos kilómetros de la ciudad del Ebro se desplazará el cuarteto. Concretamente a la sala El Veintiuno de Huesca, el 20 de mayo.

Pero también lejos de los límites de la Comunidad Autónoma de Aragón. Tocarán en uno de sus lugares fetiche, la sala Moby Dick de Madrid, el 21 abril; también en la capital de España visitarán la Fnac de Callao el 3 de mayo; y cerrarán, a espera de nuevas fechas, en la Fnac de San Agustín, en Valencia, el próximo 27 de mayo. Profetas en su tierra sí, pero no sólo en su tierra.

La suerte está echada y los ingredientes mezclándose en una coctelera llamada “Valparadiso”, el primer trabajo de un grupo que quiere consolidarse. El álbum es redondo, sorprende y dista mucho de lo que fueron en proyectos previos. Sin jet privado, eso ha quedado claro, pero reclaman una nueva oportunidad. Nacieron siendo cazadores. Y eso no les va a devorar esta vez.

 Fran Castarlenas