El Festival de la Ribagorza “Clásicos en la Frontera” afronta su XIX edición con una importante apuesta musical del medievo que se podrá escuchar en las mejores representaciones patrimoniales de la zona. Una gran variedad de conciertos que se desarrollarán en 14 escenarios de la mano de solistas, dúos, tríos y una orquesta sinfónica.

Los organizadores .

Los organizadores .

El Festival de la Ribagorza “Clásicos en la Frontera” volverá a los mejores escenarios de la comarca en las localidades de El Grado, Graus, Isábena, La Puebla de Castro, Lascuarre y Secastilla. A lo largo de los meses de junio, julio y agosto se llevarán a cabo 15 conciertos en 14 escenarios únicos con la actuación de dúos, tríos, cuartetos, quintetos incluso una orquesta sinfónica.

Mediante el concepto de frontera se pretende también abarcar la naturaleza creativa de las manifestaciones musicales que se incluyan en el festival además de consolidar el mismo como una oferta cultural y turística. A través de esta propuesta cultural y también patrimonial se quiere potenciar la industria cultural autóctona, mantener la calidad y la innovación creativa, así como, seguir apostando por los jóvenes artistas aragoneses.

Para esta edición se ha preparado una programación rica, variada y donde estarán presentes todas las formaciones de instrumento (cuerda, viendo madera y metal, percusión, voz etc.). En la misma habrá actuaciones cuyas propuestas han incluido instrumentos tradicionales o de época con los que se realizaran interpretaciones basadas en fuentes históricas.

Cabe destacar la continuidad de la campaña de recaudación de donativos bajo el eslogan “Ayúdanos a ayudar” donde se puede realizar una aportación económica voluntaria destinando el 50% de lo recaudado al sostenimiento del Festival y el otro 50% para apoyar a uno o varios proyectos de Cáritas.

Como novedad esta edición cuenta con la población de Castanesa como invitada. En la misma se celebrará un concierto en la antigua Iglesia de San Martín de Castanesa, hoy restaurada y rehabilitada como espacio lúdico-cultural de gran valor arquitectónico y paisajístico.