La mezzosoprano Teresa Berganza será la encargada de clausurar el Festival de Música Clásica de Panticosa con un recital que tendrá lugar el jueves 7 de agosto a las 19.30 horas en el auditorio del casino de esta localidad. Desde el pasado domingo, la mezzosoprano se encuentra dictando clases a siete músicos de España, Francia y Japón.

teresa
El Festival “Tocando el cielo” de Panticosa clausurará este jueves la edición de este año con un recital lírico a cargo de la mezzosoprano Teresa Berganza. El concierto tendrá lugar a las 19.30 horas en el auditorio del Casino de Panticosa. La entrada cuesta diez euros.

Panticosa es, desde el pasado 31 de julio, sede de conciertos de cámara y de reconocidas voces líricas. Las clases magistrales de la gran mezzosoprano Teresa Berganza se desarrollan entre actuaciones, ensayos y aulas de formación.

Desde el pasado domingo, la gran intérprete se encuentra en Panticosa dictando clases a siete músicos nacionales e internacionales procedentes de España, Francia y Japón. Entre los afortunados figuran dos aragoneses: Sara Almazán (Zaragoza) y Jorge Franco (Huesca). Sobre éste último, Teresa Berganza ha destacado que “es un excelente tenor rossiniano”.

Según la organización del festival, las clases de la mezzosoprano están resultando de lo más emotivo. La presidenta de la Fundación García Esteban y organizadora del festival, Carmen Esteban, ha indicado que “las clases terminan, casi todos los días, con lágrimas. Hay muchísima emoción y éxtasis contenidos, y ahora que ya hay confianza, afloran todos los sentimientos que nos proporciona la música”.

Entre clase y clase, Teresa Berganza ha tenido tiempo para recordar los veranos que pasó en esta localidad oscense. Hasta finales de los años 70, ella y su familia eran asiduos veraneantes durante el mes de agosto. “En el casino había un piano vertical, y en cuanto terminábamos de comer, subíamos a ensayar con mi marido. A partir de las siete de la tarde nos dedicábamos a los niños: subíamos a la montaña, montábamos en bicicleta… íbamos al lago”. Teresa Berganza ha descrito Panticosa como “un lugar inigualable, perfecto para aunar música y naturaleza. Por eso, cuando me propusieron volver aquí y, además, para hacer música, dije que sí rápidamente”.