El Festival Internacional de Panticosa cerró este domingo su edición más exitosa con una gran Gala Lírica. Las dos apuestas más novedosas: el espectáculo inaugural “Historia del Soldado” y el montaje “Espiritualidad y Cábala”. Los conciertos han colgado el cartel de completo y la Academia 2015 ha registrado una cifra record de alumnos.

Imagen de uno de los conciertos

Imagen de uno de los conciertos

El Auditorio del Balneario de Panticosa se quedó pequeño este domingo, con la celebración de la Gala Lírica que sirvió como clausura de la tercera edición del Festival Internacional de Panticosa “Tocando el Cielo”. El panticuto Jorge Franco y la rumana Martina Antoine protagonizaron una ópera de Rossini –La Cenerentola– acompañados por el resto de los siete cantantes que asistieron durante la semana a las clases magistrales de Teresa Berganza. La mezzo-soprano, tras la actuación, alabó al Festival destacando como, en tan solo tres ediciones, se ha afianzado como “una de las grandes citas europeas con la música clásica”.

Durante ocho días, del 26 de julio al 2 de agosto, el Balneario y el pueblo de Panticosa han sido escenarios de un Festival que crece en cada edición. La Fundación García Esteban, creadora y organizadora del festival, ha manifestado su satisfacción “tanto por la gran afluencia de público que se ha registrado en todos los espectáculos, como por el incremento del número de alumnos que han asistido a la Academia 2015, casi el doble que en la primera edición”.

También el número de grandes artistas internacionales que se desplazaron hasta Panticosa, tanto para actuar como para impartir clases, fue el más elevado de las tres ediciones. Además, sigue aumentando el número de Amigos del Festival, una figura creada por la organización para asegurar la pervivencia de esta iniciativa que persigue el objetivo de fusionar música y naturaleza, acercando el arte a todos los públicos.

Si algo ha caracterizado a esta edición ha sido la apertura del festival a otras artes escénicas. Las dos apuestas más novedosas: el espectáculo inaugural “Historia del Soldado” y el montaje “Espiritualidad y Cábala” fueron acogidos con entusiasmo por un público que desbordó el Auditorio. Otra novedad que se introdujo este año con acierto y una excelente acogida por parte de la audiencia fue el ciclo “Música para los sentidos” enmarcado en el Festival Off.