Organizado por la Diputación de Huesca, la noche del viernes tuvo lugar el octavo de los conciertos en las bodas de plata del Festival Internacional en el Camino de Santiago. La iglesia de San Martín en Hecho fue el escenario elegido para acoger Vivere Memento, una magnífica formación al rescate de los sonidos antiguos, con tres intérpretes de lujo: María José Hernández (voz y piano), Joaquín Pardinilla (guitarras y mandola) y Luis Delgado (zanfona, uod, santur, saz, mandolina, percusiones, y un largo etcétera).

vivere

Vivere Memento propone una revisión del repertorio medieval y tradicional desde instrumentos actuales. Sin ir más lejos, en Hecho se combinaron el laúd y la zanfona con los teclados y los procesadores digitales para guitarra eléctrica. Y el resultado fue sólido y magnífico.

La propuesta describe la pasión del grupo, ‘Música Antigua a la luz de nuestro tiempo’. El directo en la iglesia de San Martín —llena hasta la bandera y encantada con la banda— fluyó bajo tres grandes fuentes de inspiración: la música medieval hispana contenida en los códices de la época —Llivre Vermell, Codex Calixtino, Martin Codax, etc.—; el repertorio sefardí, preservado en la memoria colectiva de los hispano-hebreos hasta nuestros días; y el repertorio tradicional aragonés, “donde hemos mantenido algunas de las piezas que conformaron el espectáculo Al-Buruz, del que formamos parte hace seis años con motivo de la conmemoración de la expulsión de los Moriscos de España, reuniendo con enorme éxito a músicos tunecinos y españoles”, recuerdan.

Entre perseidas, lágrimas de San Lorenzo, fugaces y cinco veces más intensas que en años anteriores, sonaron canciones de autores anónimos y tradicionales, entre los que destacó la singularidad del trovador gallego Martín Códax (s XIII), “ya que es del único del que se conserva música amatoria de la época”. Como compartió Luis Delgado, un excelente conductor de todo el concierto en Hecho, los arreglos son en su mayoría de Joaquín Pardinilla, “que una vez más revisa estas fuentes dotándolas de una frescura insólita que las acerca con facilidad al oyente de nuestro tiempo”.

La apuesta era segura en Hecho. La preciosa e inteligente voz de María José Hernández, la agudeza e intuición de Joaquín Pardinilla, y la sabiduría y tacto de Luis Delgado con su orquesta de instrumentos, tres ingredientes para embellecer la vida. Vivere Memento acaba de reeditar su primer disco, cuya primera edición se agotó en poco más de un año, y aparte de los conciertos de verano —que se oirán en Boltaña, Monzón, etc.—, están preparando el nuevo CD. Por lo demás, los tres intérpretes continúan con sus proyectos personales y colaboraciones múltiples.

“Aunque Vivere Memento no se dedica en forma rigurosa a los repertorios medievales, si podemos decir, casi más como espectadores, que todas estas músicas gozan de un interés creciente por parte del público, y cada vez son mas las programaciones que incluyen estas propuestas. El público no solo se interesa por la música en sí, sino que se acerca a la información que la rodea con enorme interés. Por ello cada vez son más los simposios, mesas redondas y exposiciones que sobre estos temas se ponen a disposición del público”, destacan.

En lo que respecta al festival, alguno de los miembros de Vivere Memento tuvieron “el placer de participar en las primeras ediciones y entonces no sospechábamos que alcanzaría las bodas de plata. Solo podemos desearle que llegue a las de oro en tan excelente estado de salud”, lo mismo que el certamen les desea en su generoso rescate y magnífica actualización de tan preciosos repertorios.