El Teatro Principal de Zaragoza ha acogido el concierto de celebración de los 25 años de la Ronda de Boltaña. Más de 900 actuaciones y 21 años después de la presentación de su primer disco, su repertorio sigue siendo un “grito de vida y esperanza”. Ante un patio de butacas sin un hueco libre, han desgranado su historia.

boltana1

La Ronda de Boltaña ha interpretado una selección de sus canciones más reconocidas

“Un grito de vida y esperanza en este país nuestro de casas cerradas y gentes idas”. Así presentaba su primer disco la Ronda de Boltaña en 1996, cuatro años después de empezar su particular recorrido en las faldas del Pirineo oscense. Este domingo 16 de abril, 25 años después, la formación ha celebrado en el Teatro Principal de Zaragoza un concierto para conmemorar su trayectoria.

Un acto que durante algo más de dos horas ha servido para recordar la historia de este particular grupo a través de un relato integrado, por música, como no podría ser de otra forma, pero también a través de imágenes y palabras impresas. Antes de subirse a las tablas, Manuel Domínguez, en declaraciones a ARAGÓN PRESS, recuerda que siguen “reivindicando la vida, que la gente pueda vivir en sus pequeños lugares” y también que “luchamos contra aquello que está mal”. Unas letras que inspiradas en el Pirineo han hecho propias aragoneses de toda la Comunidad.

El patio de butacas ha contado con presencia de aragoneses llegados de varias partes de la Comunidad

El patio de butacas ha contado con presencia de aragoneses llegados de varias partes de la Comunidad

De este modo, ante un patio de butacas sin un hueco libre, han recordado cómo el punto de partida fue ese grupo de amigos que comenzó a salir de ronda por Boltaña. En este simple gesto se encerraba mucho más, ya que gracias a su iniciativa se recuperaba el sonido de la gaita por las estrechas calles del casco histórico de este enclave oscense, perdido en los años sesenta cuando murió el último de los gaiteros de Sobrarbe, Chuan Cazcarra, como recuerdan en su propia web.

Con el paso del tiempo, las calles de Boltaña dieron paso a otras localidades del Sobrarbe, desde donde conocidos y amigos solicitaban su presencia. Más tarde llegaron las visitas por más puntos de la provincia de Huesca, se extendieron a Zaragoza e incluso Teruel, hasta llegar a traspasar fronteras con destino a Francia y Bélgica. En total cerca de 940 actuaciones a pie de calle y sobre el escenario.

Dentro de su repertorio, que toma forma en cinco discos diferentes, se encuentran canciones que van “desde la lágrima a la risa”. Se trata de canciones y músicas populares que hablan de reivindicaciones, como aquellas sobre “pantanos fantasmas que solo sirven para almacenar rabia; de leyendas, de héroes populares, de la fiesta, de amor, del pasado y el futuro en los ojos de un niño”. En las tablas del Principal ha sonado una selección de todas ellas, siguiendo un orden cronológico, en el que se han incluido incluso algunos temas que tocaba la Ronda antes de empezar a componer los suyos propios.

Sus quince componentes asumen la responsabilidad de hacer voces y portar los instrumentos clásicos de la rondalla (guitarra, guitarro, laúd y bandurria) y los de la zona pirenaica (gaita de boto, trompa, el chuflo y el salterio). A ellos se unen el clarinete, el bajo o el contrabajo y el acordeón.

Además del calor del público, la Ronda de Boltaña por sus 25 años también ha recibido el reconocimiento institucional. Así, la Mesa y Junta de Portavoces de las Cortes de Aragón decidió el pasado mes de marzo por unanimidad conceder la Medalla de las Cortes 2017 a este grupo por “defender la identidad y recuperar las raíces de la tierra a través de la música tradicional”. Recibirán este galardón el próximo 23 de abril en los actos que conmemoran el Día de Aragón.