El consejero de Economía y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha pedido a través de una carta al consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda de la DGA, José Luis Soro, que modifique el decreto para que permita el acceso de los menores de edad a la cultura en directo.

Fernando Rivarés, portavoz del Gobierno de Zaragoza y consejero municipal de Economía y Hacienda y Cultura

Fernando Rivarés, portavoz del Gobierno de Zaragoza y consejero municipal de Economía y Hacienda y Cultura

El consejero de Economía y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha enviado este martes 14 de julio al Consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, una carta en la que solicita que modifique algunos de los artículos del decreto que regula la celebración de espectáculos públicos y actividades recreativas.

El motivo de dicha solicitud es permitir que los jóvenes menores de edad puedan acceder a espectáculos musicales y de cultura. Fernando Rivarés considera y refleja en su carta, que “toda una generación de jóvenes de Aragón se está perdiendo el acceso a una cultura vibrante justo cuando esa posibilidad podría cambiarles como personas, por tanto pide al nuevo responsable de Vertebración del Territorio en el Gobierno de Aragón que cambie una norma aprobada por el Partido Popular, que limita en gran medida el acceso a los espectáculos públicos.

Se refiere a un decreto aprobado el 4 de febrero de 2014 por el Gobierno de Aragón, concretamente el artículo 9 del Capítulo III del decreto 16/2014 que regula la celebración de espectáculos públicos y actividades recreativas ocasionales y extraordinarias, donde queda escrito que “queda prohibida la entrada y permanencia de menores de edad en los recintos en los que se desarrollen espectáculos públicos y actividades recreativas, ocasionales y extraordinarias, especialmente dedicados a la expedición de bebidas alcohólicas, salvo que vayan acompañados de sus padres o de quienes les sustituyan en el ejercicio de las funciones propias de la propia potestad“. Dicho decreto, considera Rivarés que es “muy dañino para la música popular en directo“.

También explica en su carta que este decreto supone “una insólita política de escasos efectos educativos” y que “si queremos que las instituciones apoyen de verdad la música“, continúa, “no podemos hacer que las mismas instituciones levanten barreras culturales y llenas de hipocresía y demagogia“.

Además, señala que ya existe una ley autonómica (12/2001 del 2 de julio de la Infancia y la Adolescencia en Aragón) que ya prohíbe servir alcohol a menores de edad “sin los represivos andamiajes de este decreto”.