El Auditorio de Zaragoza contará con un nuevo proyecto de residencias artísticas musicales y de becas para impulsar la formación de artistas locales en el ámbito de la música clásica. Las residencias se cubrirán mediante concurso y a ellas podrán optar por primera vez proyectos de música sinfónica y formaciones orquestales infantiles.

aUDITORIO
El Auditorio de Zaragoza contará con un nuevo proyecto de residencias artísticas musicales y de becas para impulsar la formación de artistas locales en el ámbito de la música clásica. El Ayuntamiento de Zaragoza destinará a estas iniciativas 320.000 euros, triplicando así el presupuesto actual.

El grueso de esa inversión lo aportará la sociedad municipal Zaragoza Cultural, que además contará con la colaboración económica de Industrias Químicas del Ebro. Esta compañía aportará 100.000 euros anuales en 2017 y 2018 a través de un contrato de patrocinio firmado este pasado miércoles, 15 de marzo.

El borrador de las bases que deberán regular el programa de residencias artísticas musicales del Auditorio se ha remitido ya a los grupos municipales para su estudio y posterior aprobación en la sociedad Zaragoza Cultural.

El objetivo de esta iniciativa es incentivar la producción artística local, fomentando la formación e investigación en el campo de la música clásica. Además pretende contribuir a consolidar salidas profesionales o semiprofesionales para los músicos y cantantes, ayudarles a estabilizar sus proyectos musicales e impulsar propuestas de y para la infancia.

Para ello se propone la creación de residencias en dos nuevas categorías: música sinfónica y formaciones orquestales infantiles. Los proyectos podrán estar relacionados además con la música contemporánea, la coral y la antigua y barroca. Los beneficiarios del programa deberán ser en todos los casos formaciones creadas o afincadas en Zaragoza.

Como novedad, las residencias se cubrirán mediante concurso en el que se valorarán tanto los méritos como el proyecto artístico. De ello se encargará un comité compuesto por un número impar de profesionales del sector. No habrá, por tanto, designación directa como hasta ahora.

Además en el marco de este proyecto se van a llevar a cabo obras de acondicionamiento en la última planta del Auditorio de Zaragoza. El espacio fue diseñado para la ubicación de orquestas pero en los últimos años ha estado ocupado por las oficinas de Zaragoza Turismo. Su reciente traslado al Edificio El Cubo va a permitir remodelar la planta para alojar en ella los proyectos residentes.

BECAS

Para impulsar que artistas locales puedan desarrollar proyectos de formación fuera de Zaragoza se van a crear además la beca Pilar Lorengar, en el ámbito del canto, y la beca Pilar Bayona en la del piano. Cada una de ellas tendrá una dotación económica de 10.000 euros.

La convocatoria de estas becas constituye además un homenaje a las dos artistas zaragozanas. En este sentido, se otorgarán en junio y diciembre, respectivamente, coincidiendo con las fechas de nacimiento de las dos artistas.