El Teatro Marín de Teruel, el 17 de diciembre, será el escenario donde el violinista Alberto Navas presentará “Viajando al sur”, su nuevo trabajo discográfico. En este nuevo CD cuenta con la colaboración del grupo Radizes y en él se mezclan diversas músicas de raíz, que suponen una gran fusión de estilos y sonidos.

El violinista Alberto Navas junto al Alberto Navas, al concejal de Cultura, José Luis Torán, durante la presentación del nuevo disco de Navas

El violinista Alberto Navas junto al Alberto Navas, al concejal de Cultura, José Luis Torán, durante la presentación del nuevo disco.

Alberto Navas, violinista extremeño afincado en Teruel, ha realizado un recorrido musical por las diferentes culturas que han pasado por la Península Ibérica y lo ha plasmado en “Viajando al sur”, su nuevo trabajo discográfico, que ha salido este jueves 1 de diciembre a la venta. En la presentación de su nuevo CD, Alberto Navas, que ha estado acompañado por el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Teruel, José Luis Torán, ha anunciado que el sábado 17 de diciembre actuará en el Teatro Marín.

Alberto Navas ha comentado que su nuevo disco es “una mezcla de músicas de raíz y supone una gran fusión de estilos y sonidos”. Hay “canciones dedicadas a Teruel como la que recoge la leyenda de las torres mudéjares”, ha puntualizado Navas, quien ha recordado que su disco se puede adquirir en los establecimientos musicales que existen en Teruel.

Además, Navas ha querido agradecer a Radizes su colaboración en este nuevo trabajo. “La considero mi bando porque, aunque nació como un simple proyecto discográfico, me han estado acompañando en todas las actuaciones que he realizado”, ha contado el violinista, quien ha agregado que “contar con músicos de gran talento hace que la calidad musical crezca de manera orgánica, llegando a obtener unos resultados increíbles”.

En “Viajando al sur” el oyente podrá disfrutar del virtuosismo de la guitarra de Nacho Estévez, los matices y sensaciones a los que lleva el piano de Frankcho Gallego, la sutileza y control de las percusiones de Diego López y el sonido arraigado y con gran fuerza pasional del violín del propio Navas.