MAGNA CARTA tocan en Zaragoza el viernes, 24 de marzo a las 21,30h en Teatro Arbolé. (Parque del Agua) Entradas en teatroarbole.es.

POR CHEMA ANTÍPODASMagna Carta2

A comienzos de los 60 Chris Simpson, un adolescente inglés de Yorkshire, aprende a tocar la guitarra escuchando Blues y Rock´n´roll y a Dylan, a Donovan o los Beatles y que, mientras toca en ignotas bandas de rock, editando incluso algún single, comienza a frecuentar los bares de la escena Folk donde reinan guitarristas como Davey Graham y Bert Jansch que se empeñan en tocar la música tradicional inglesa y escocesa a su propia manera. De ellos aprendió a tocar picking, con los dedos, a salirse de la norma y a componer sus propias canciones.

magna cartaCuando en 1969 conoce al guitarrista australiano Lyell Tranter y al cantante Glen Stuart, juntos, deciden formar Magna Carta y en apenas unos meses consiguen grabar su primer disco, homónimo (aunque en Holanda se editó como “Times of changes”), con un sonido que combina la delicadeza melódica de Simon & Garfunkel en la voz de Glen con una producción levemente psicodélica donde las dos guitarras acústicas tejen complejas armonías que puntúan ocasionalmente flautas y violines sobre la base rítmica que tripula en solitario el invitado especial, Danny Thompson, contrabajista de querencias jazzisticas de Pentangle, el grupo más avanzado del Folk-Rock británico.

El sonido es luminoso pero, con todo, son las canciones de Chris Simpson lo más destacable: bellas melodías como “Times of changes” o “Spinning wheels of time”, donde armonizan sus voces con enorme gusto. El disco queda como una joya de su época y tuvo la suficiente repercusión como para fichar con la discográfica de moda del momento, Vertigo, que pone los medios para un siguiente paso espectacular.

En 1970 el productor Gus Dudgeon (con créditos que incluyen desde Elton John a XTC), que acaba de producir el “Space Oddity” de Bowie, pone a músicos como Davey Johnstone o Rick Wakeman, de Yes, abanderados del Rock Sinfónico, y los impresionantes arreglos orquestales de Tony Visconti a su disposición para grabar el primero de sus temas conceptuales, “Seasons”, que con sus 22 minutos da nombre al disco que incluye también canciones “cortas” como “Airport song” que incluso llegó a alguna lista de pop con su aire etéreo.

carta magna2Su primer disco clásico, que llegan a tocar en directo en el Royal Albert Hall acompañados de la Royal Philharmonic Orchestra (concierto editado en disco muchos años después) al que sigue “Songs from Wasties Orchard” en el que repiten equipo y para el que Chris se concentra aún más en las canciones consiguiendo un excelente nivel compositivo en todos sus temas a los que dotan de algo más de energía.

Después de un buen directo, “In concert”, y ya en 1973 editan uno de los discos que mejor definen el estilo con el se les ha etiquetado, ese “Folk progresivo” que practican bandas como Amazing Blondel o Trees. A ello ayuda otro de esos temas largos (“sólo” 10 minutos) con múltiples partes y cambios de ritmo y tono. “Lord of the ages” es el nombre tanto del tema como del disco y es, quizás, su obra más recordada también por otros cortes como “Two old friends”, que vuelve a traer recuerdos de Paul Simon, o el final y pianístico “That was yesterday”. El éxito del disco tanto en Gran Bretaña como en Europa, especialmente en Holanda, les mantiene de gira un par de años y hace que, tras la marcha de Lyell después de su segundo disco sea Glen el que abandone tras grabar “Martin´s Café” con la ayuda de Johnstone y lumbreras como BJ Cole (que toca la Pedal Steel guitar en TODOS los discos ingleses del momento) y Dave Mattacks, batería de Fairport Convention, adalides del Folk-Rock eléctrico.

El disco, grabado en el 74, retrasa su salida haciendo que se edite antes el posteriormente grabado “Took a long time” (también editado como “Putting it back together”), en el que las baterías pertenecen a Pick Withers, quien les deja al poco para formar en Dire Straits, y brillan las colaboraciones del legendario violinista folkie Barry Dransfield y el ENORME (Dylan, Willie Nelson…) David Blomberg a la guitarra.

En ambos el sonido se inclina hacia un soft-rock eléctrico más americano, parecido a los entonces muy exitosos Al Stewart (“Year of the cat”) o Gerry Rafferty (“Baker street”), pero siempre manteniendo muy alto el nivel compositivo: “Wild Bird”, por ejemplo, podría ir firmada por unos Jayhawks… 20 años antes. Su disco del 78, “Prisoners on the line”, parece que trata de recuperar en su cara A el aire “conceptual” a través de partes declamadas que conectan las piezas pero resulta evidente que el tiempo de esos experimentos ya ha pasado. Sus siguientes discos se resienten algo de los continuos cambios de personal y mantienen ese sonido más mainstream, pero en todos ellos encontramos muy buenas canciones, consiguiendo incluso un pequeño hit con la bonita “Highway to Spain”.

carta magna4Desde finales de los 70 comienzan a visitar asiduamente nuestro país: Su única visita a Zaragoza data del 79 en el Pabellón de San José acompañado del violinista de Fairport Convention , aunque unos meses después una banda formada por “disidentes” del grupo se presentaron con un repertorio parecido en la Sala Oasis de la ciudad como Nova Karta. Incluso editan y/o reeeditan alguno de sus discos con sellos nacionales; la mayoría de ellos son en directo y los pocos de estudio se pueden considerar menores, hasta que, inesperadamente, en 2015 editan “Fields of Eden” un disco sorpresivamente fresco donde recuperan el sonido acústico original con cierta prominencia del violín y en algunos cortes también recuperan un aire más country, más americano.

Este es el disco que presentan en esta minigira en la que el siempre resistente Chris Simpson -48 años al frente de MAGNA CARTA– se hace acompañar de Wendy Ross al violín, Will Stock al bajo, John Shepard (Dakota Suite, Brendan Croker) a la batería y el magnífico guitarrista (Steeleye Span, Albion Band, Al Stewart) a la guitarra acústica.

DISCOGRAFÍA SELECCIONADA