El atractivo del cartel ha hecho de la presente edición del Polifonik Sound la más multitudinaria desde que el festival de Barbastro echara a andar hace diez años. Mikel Erentxun, Sidonie, Iván Ferreiro o Bigott han hecho las delicias de los 1.900 festivaleros que se han dado cita en el recinto y en los nuevos escenarios.

Concierto acústico de Mikel Erentxun

Polifonik Sound cierra una edición especial en la que ha celebrado su décimo aniversario y en la que ha demostrado la madurez adquirida a lo largo de todas estas ediciones, con un cartel que ha conseguido atraer al público más rápido que nunca, una puesta en escena y una entrega de los grupos que se ha correspondido con la entrega del público y un acercamiento del festival a toda la ciudad de Barbastro, que ha resonado con lo mejor de la música independiente actual a lo largo de dos jornadas.

La última jornada, la de este sábado, supuso un lleno completo del recinto, con 1.900 personas que pudieron disfrutar del que quizás fue el concierto más esperado, el de Sidonie, un grupo del que los codirectores del certamen tienen su propia definición, a juicio de Iván Arana “pura actitud” y de Luis Moya “una especie de Cirque du Soleil del Rock n’ Roll, con un show tan perfecto, tan movido” que garantiza el disfrute absoluto del público.

Luis Moya recordaba “el esfuerzo especial” que se hace desde la organización con la selección de artistas “para que tengan un amplio espectro” y haya grupos que sean cabezas de cartel que atraigan al público pero que cuando este se marche se haya llevado sorpresas y ganas de escuchar más a grupos en directo como Cosmen Adelaida, Ramón Mirabet o Steve Smyth.

“Las nuevas apuestas de este año han funcionado muy bien en ese sentido”, se congratulaba Moya ante la respuesta tan positiva del público. Más de 25 horas de música, más de una veintena de grupos, “un aniversario redondo”, señalaba Iván Arana, en una edición que ha sido “la más numerosa de público y supone superar la edición del año pasado que hasta la fecha había sido la más potente”.

El codirector mostraba su satisfacción por la implicación de una bodega del Somontano en el festival, refiriéndose a “El Grillo y La Luna”, que acogió el concierto acústico de Mikel Erentxun, en un formato que encantó al público y al propio artista que ya ha mostrado su deseo de participar en el festival en la próxima edición.

También valoraba que el festival llegue al público infantil, con la actuación ayer por la tarde en la céntrica Plaza del Mercado de The Pinker Tones y su “Rolf y Flor en Londres” y la estupenda respuesta de la ciudad que vibró desde las 14.00 con la música que pinchó la DJ y presentadora Virginia Díaz en el paseo del Coso, en el espacio habilitado por Turmeon.

Así se cierra una edición en la que por los dos escenarios del recinto ferial -“Huesca La Magia de los Festivales” y el Escenario Ambar- han pasado Sidonie, Delafe, Maga, Full, Ramón Mirabet, DJ Maadraassoo, Señores, Tailor for Penguins, Cosmen Adelaida, El Verbo Odiado, The Fire Tornados, Iván Ferreiro, Bigott, Varry Brava, Amatria, Steve Smyth, Stay y Valparadiso.