La decimoséptima edición del festival “Borja en Jazz” empieza este jueves con la actuación de la Agrupación Municipal Borjana. Las bodegas de Borja también tendrán una destacada presencia en el evento. Se homenajeará al artista ya fallecido Tete Montoliú, que fue uno de los impulsores para la creación del festival en 1997.

El festival "Borja en Jazz" llega a su decimoséptima edición

El festival “Borja en Jazz” llega a su decimoséptima edición

Borja celebra desde este jueves 27 de julio la decimoséptima edición de su festival de jazz con un carácter marcado por dos símbolos de la tierra como son “el talento local y el vino”, tal y como ha destacado el concejal de Cultura, Carlos García. De esta manera, la Agrupación Musical Borjana se encargará de la apertura en el Auditorio Municipal y las Bodegas Borsao patrocinarán el acto.

García ha destacado que pretenden “situar a Borja en el mapa de los festivales de jazz”, por lo que el viernes se homenajeará al fallecido Tete Montoliú, que fue “el gran artista del festival en la primera edición”, según ha señalado el director, Chus Fernández. “La viuda de Montoliú, Monste García, recibirá el cuadro “El piano infinito” realizado por Fernando Moles”, ha añadido Fernández.

Fernández ha señalado que “el festival quiere mostrar su cariño hacia el primer gran instrumento que existió: la voz”, por lo que tendrá presencia el gospel de Pahola Crowley. Otros artistas que participarán son el grupo Broken Brothers Brass Band, la Big Band, Mike Kanan y Jorge Rossy.

En cuanto a las ubicaciones, Chus Fernández ha remarcado que hay actos preparados “tanto en espacios de exterior como en el interior”. Por tanto, el Auditorio Municipal, el Monasterio de Veruela, el Teatro Cervantes, el Parque San Francisco y la Plaza de España serán las instalaciones del festival. Además, el acto de clausura será el domingo a las 13.00 horas en las Bodegas Bordejé para “unir el jazz y la Denominación de Origen Campo de Borja”.

PÚBLICO DE CALIDAD

El alcalde de Borja, Eduardo Arilla, ha hecho hincapié en que “lo más fácil es traer músicas que atraen a gente joven, pero al jazz viene público de calidad que genera que hoteles y restaurantes se llenen con un público muy respetuoso”.

Chus Fernández ha precisado que “el 50% de la gente que acude al festival es local y el otro 50% de fuera”, algo que es posible gracias a que “el festival siempre ha tratado de agradar a todo el mundo, tanto a los borjanos, a la gente de la zona y a los que vienen de lejos”. De 2011 a 2014 no se celebró el festival, por lo que Fernández ha mostrado su confianza en “recuperar a la gente que se despistó, ya que hemos llegado a tener visitantes de Madrid o de Vigo”.