El festival Veruela Verano llega a su XXIV edición presentando uno de los mejores carteles de las últimas ediciones. El pop-rock de Marka Makovski dará el pistoletazo de salida este sábado. Le seguirá el flamenco de Rosalía&Raül Refree, la semana siguiente; y cerrará el festival la popular cantante israelí Noa, el día 12 de agosto.

El festival Veruela Verano llega este sábado a su XXIV edición ofreciendo uno de los mejores carteles de las últimas ediciones. Al menos así lo considera el diputado delegado del monasterio de Veruela, Pedro Feliciano, quien ha adelantado los tres conciertos que tendrán lugar entre los muros de esta joya aragonesa.

El primer concierto estará protagonizado por la bautizada en su día como “la musa del underground”. Se trata de la compositora, cantante y actriz balear con sangre andaluza y macedonia, Maika Makovski, que exhibe una personalidad arrolladora con su pop-rock original y difícil de clasificar. Aquí presentará su último disco, “Chinook Wind“, probablemente su trabajo más personal e intimista.

El sábado 5 de agosto será el turno de Rosalía&Raül Refree, un dúo que sobrevive en la cuerda floja del flamenco combinando los clásico con la experimentación. Ambos presentarán su disco “Los Ángeles“, un diálogo entre tradición y modernidad que se presenta como una de las grandes sacudidas al flamenco.

El festival bajará el telón el sábado 12 de agosto con la actuación de Noa. La cantante israelí, reconocida internacionalmente por su música y su compromiso social, presentará su último disco, “Love Medicine”, acompañada del guitarrista Gil Dor. Según ha transmitido Carlos Abadías, a Noa “le encanta España, y lo que le convenció es el espacio. Ella está enamorada del monasterio, quiere verlo, cantar allí y escuchar su sonoridad”, asegura.

Por su parte, Feliciano ha señalado que a la hora de confeccionar el programa “hemos hecho una apuesta expresa por las mujeres porque creemos que es de justicia hacer un guiño de género que nos permita seguir mostrando la calidad de las artistas actuales”.

Los conciertos van a seguir ofreciendo ese formato pequeño e intimista que caracteriza al festival y que tan bien funciona en un escenario solemne y espiritual como es la iglesia del monasterio de Veruela. Para cada actuación se sacarán a la venta 600 entradas, que podrán adquirirse a un precio de 9 euros en las taquillas del monasterio y en la tienda del palacio de Sástago de Zaragoza.

La media de asistencia de los últimos años alcanza e 85% del aforo, por lo que la organización recomienda no comprar las entradas a última hora.