El puertorriqueño presentó con éxito su trabajo en solitario y regaló a las más de 2.500 personas una buena ración de los grandes éxitos de Calle 13. La última noche del ciclo Amanecer Latino comenzó en el Anfiteatro con la delicada actuación de su hermana, iLe. Youssou N’Dour y Tinariwen, dos de los mejores exponentes de la música africana, protagonizarán la jornada de hoy. Jorge Nebra presentará en primicia en Pirineos Sur hoy a las 18:00 horas su nuevo documental, “Local 7”.

Foto: Javier Blasco

Más de 2.500 personas vibraron con el trepidante concierto que ofreció ayer Residente en el escenario flotante de Lanuza. Hace dos años, Calle 13 dejaron para el recuerdo un concierto arrebatador en el espacio. Ayer regresó su cantante para presentar su primer disco en solitario, con el que pretende ampliar su espectro musical.

El hip hop, el reggaton, la cumbia, el reggae y el rock, y las músicas latinoamericanas en general, continúan allí, pero tanto en disco como en directo ha querido incluir más medios tiempos, con más matices, y nuevos sonidos (“Desencuentro”, “Guerra”). Su firme propósito de convertirse en un músico capaz de fusionar estilos musicales de todo el mundo se está cumpliendo.

Pero Residente no se conformó con mostrarse como un artista con inquietudes; regresó para arrasar, como en 2015. “Somos anormales”, “Baile de los pobres” y “El aguante” fueron las primeras en sonar. Sin concesiones. Con lo mejor de su trabajo en solitario y dos temas infalibles de Calle 13. Porque prometió que haría un repaso al repertorio de la banda que le otorgó la fama y eso es lo que concedió a un público ganado de antemano.

Sin resultar forzadas ni añorando mejores tiempos, temas como “Atrévete-te-te” o “Cumbia de los aburridos”, convivieron de manera perfecta con nuevas composiciones (“El futuro es nuestro”” y “Apocalíptico”). Al hablar de Residente es imposible no hacer referencia a sus certeras y directas letras políticas. La denuncia continúa en sus textos, en eso no ha cambiado nada. Es necesario. Como buen ejemplo quedará “Latinoamérica”, que, además, sirvió para ofrecer el esperado dueto con su hermana iLe.

Con esa maquina rítmica que lleva de acompañamiento ya totalmente engrasada, pusieron un rumbo imparable a un clímax de media hora culminado con “No hay nadie como tú”, “Vamos a ser malos” y “Por ti” (ya en los bises). La nueva visita de Residente finalizado como la última: una fiesta con un gran número de invitados bailando dentro del pantano.

iLe, mucho más que la hermana

Foto: Javier Blasco

Foto: Javier Blasco

La noche se prometía familiar. Tanto que iLe comenzó su concierto con “Quien eres tú”, un tema compuesto por su propia abuela; y continuó con “Caníbal” y “Maldito sea el amor”, también creados con la ayuda de amigos y gente cercana. Todo tan próximo e íntimo como su propia música: calidez y elegancia al servicio de boleros, salsa y música cubana (“El cha cha”) y rancheras (“Rescatarme”, fantástica).

Sin subir casi la voz, casi susurrando al oído de manera individual a cada espectador que acudió al Anfiteatro de Lanuza y sólo elevándola en los momentos realmente importantes, iLe repasó casi al completo su primer disco en solitario, “iLevitable”. Una solvente y certera banda (con vientos y estupenda sección rítmica) le supo acompañar, casi de la mano, en la escasa hora que necesitó para demostrar que tiene un futuro muy prometedor. “Te quiero con bugalú” (compuesta por su hermana y todo un canto a la libertad femenina) disolvió todas las dudas, por si aún quedaban.

El poder de la música

La jornada de ayer comenzó con la original actuación de Carlos Barona en el Polideportivo de Sallent de Gállego. El músico realizó un concierto atípico, centrado en los poderes sanadores de la música, ayudado de los instrumentos más exóticos, los sonidos más relajantes y el ambiente íntimo y relajado que aporta ese espacio.

Los caminos menos transitados del cine

Por tercer año consecutivo se celebró ayer una selección piezas audiovisuales del MADATAC (Muestra de Arte Digital Audiovisual y Tecnologías Acontemporáneas). En total se pudieron ver 14 piezas de artistas de 9 países diferentes. Los trabajos presentados tuvieron en común su espíritu experimental y su intención de renovar y transgredir el lenguaje audiovisual.

La muestra llevaba como nombre Videoarte más latino que americano coordinado por el director del MADATAC, Iury Lech, que ejerció de presentador, y se pudo ver una performance audiovisual en vivo de uno de los artistas, Alex Guevara.

Simja Dujoc 1, Lluvia 0

La amenaza de lluvia se cernió sobre Sallent toda la tarde, con la mala suerte que decidió caer justo cuando comenzó el concierto de Simja Dujov. No pasó nada. El argentino no se amedrentó y regaló un show lleno de fuerza en el que mezcló de manera más que solvente y resultona música balcánica, con judía, rock, cumbia y lo que se le antojó.

La lluvia no se detuvo, pero el público se negó a abandonar las inmediaciones del escenario Mercados del Mundo. Armados de paraguas y chubasqueros, bailaron hasta que Dujov quiso. Después de la tempestad llega la calma y en el cielo de Sallent apareció el arcoíris.

Los vientos africanos llegan mañana a Lanuza

Los cálidos vientos, ritmos y armonías provenientes del norte de África abrigarán esta noche el pantano y Anfiteatro de Lanuza con los conciertos de Youssou N’Dour y Tinariwen.

África está repleta de nuevos sonidos y Pirineos Sur siempre ha estado atento a sus evoluciones durante casi 30 años, por lo que los géneros que han surgido del continente negro se han convertido casi en la marca más característica del festival y han sido recibidos mucha expectación.

El regreso esperado de Youssou N’Dour

Es la tercera ocasión en la que actúa Youssou N’Dour (1995 y 2003) en Pirineos Sur y regresa con nuevo trabajo discográfico, después de 7 años de silencio: Africa Rekk. La estrella senegalesa regresa tras 14 años al festival de Lanuza, aprovechando un hueco en su agenda como Ministro Consejero del Presidente de la República de Senegal para rememorar algunos de los éxitos que ha logrado con una carrera de más de 30 años (“Seven Seconds”, “In your eyes”, “Inmigrés” o “Wiri-wiri”).

Tinariwen, el blues del desierto

Son un secreto a voces. Arrasan allá por donde pasan, aunque (todavía) no sean reconocidos por el gran público. Tinariwen se ha convertido en un grupo de culto que entusiasma más allá de los círculos de aficionados a la world music. La propuesta de esta banda es abrir la tradición de las músicas africanas a influencias occidentales y de alto voltaje eléctrico, como Bob Dylan o Jimi Hendrix. Su última muestra se llama “Elwan”, en el que colaboran grandes artistas occidentales como Mark Lanegan, Kurt Vile o Matt Swenney.

El ukelele, el instrumento de moda

Después del éxito del año pasado, Pirineos Sur apuesta de nuevo por este II Encuentro de Ukeleles. Entre hoy y mañana se celebrará por segunda vez este evento en el que los seguidores de este instrumento podrán asistir a talleres, proponer ideas, charlar, tocar, intercambiar partituras y, por supuesto, disfrutar de la música. Todos los actos se realizarán en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Sallent de Gállego y en el escenario Mercados del Mundo.

Estreno en exclusiva de “Local 7”

Jorge Nebra presentará en primicia en Pirineos Sur hoy a las 18:00 horas su nuevo documental, “Local 7”. Una película que a través de entrevistas a destacadas figuras del panorama musical (Bunbury, Los Bengala, Manolo Kabezabolo, De Vito, Niños Del Brasil…), busca hacer un retrato de la situación de la música aragonesa.