El grupo Riot Propaganda, formado por componentes de Habeas Corpus y Los Chikos del Maíz, puso en la jornada del martes en Interpeñas a través de la música las críticas al sistema y a las injusticias sociales. El grupo que fusiona rap con rock repasó su segundo disco, “Agenda oculta”. La banda navarra Bourbon Kings actuó como teloneros.

Riot Propaganda en un concierto celebrado en abril en el Teatro de las Esquinas. Luis Lorente.

La del martes fue una noche de letras y mensajes con crítica política y social en el escenario principal del pabellón Interpeñas dado que sobre las tablas estaba Riot Propaganda, banda surgida de la unión del grupo madrileño de rock Habeas Corpus y de los raperos valencianos Los Chikos del Maíz. Previamente a su actuación, el grupo navarro Bourbon Kings ya se había aplicado en calentar el ambiente a base de nu-metal, abonando el terreno para el plato fuerte de la velada. Pasada la medianoche, Riot Propaganda irrumpieron en escena y desde el primer momento un público numeroso y bastante joven comenzó a dar saltos sin descanso.

Tres voces, guitarra, bajo, batería y un DJ lanzando bases programadas conforman la alineación de Riot Propaganda, que no hace mucho ha editado su segundo álbum, titulado “Agenda oculta”, en el que profundizan en el estilo y sonido de su debut discográfico. Combinando rap belicoso y reivindicativo con una base de raíz punk-rock, la banda no cesa de lanzar dardos contra el sistema, la clase política o las injusticias sociales, que encuentran acogida por parte de unos seguidores que demostraron saberse sus letras al dedillo.

Con canciones como “Pasión de talibanes”, “Terrorismo”, “El peso del tiempo”, una versión de “Bailaré sobre tu tumba”, de Siniestro Total, “Cambiarlo todo” o la funky “Danzad malditos”, en la que invitaron a agacharse al público para luego brincar todos, Riot Propaganda consiguió su objetivo de disparar la adrenalina de los presentes, que coreaban sus consignas sin dejar de bailar ni de levantar los puños.

En la recta final sonó “Hasta la victoria siempre”, que se abrió con el mensaje de que “las ideas pueden más que las armas”, y cuando la banda hizo amago de despedirse fue reclamada por sus fans al grito de “¡Zaragoza antifascista!” Regresaron, por supuesto, para regalar un bis con “Bienvenido al paraíso”, cuyo estribillo se inspira en “Rockin’ in the free world”, de Neil Young, y “El miedo va a cambiar de bando”. El rap-core de Riot Propaganda golpeó con fuerza en Interpeñas.