El Palacio de Congresos de Zaragoza acoge del 8 al 19 de noviembre el musical inspirado en la película “Dirty Dancing”. Los actores Christian Sánchez y Eva Conde emularán los números de baile de Patrick Swayze y Jennifer Grey. El musical cuenta con 24 artistas. La gira ha realizado más de 300 funciones con más de 300.000 espectadores.


Suena The time of my life, Jennifer Grey corre y Patrick Swayze le levanta en el aire. Esta mítica escena del cine se recreará con el musical “Dirty Dancing”, que del 8 al 19 de noviembre se presentará al público zaragozano en el Palacio de Congresos, justo cuando se cumple el 30 aniversario del estreno de la película.

El espectáculo de LetsGo Company lleva realizadas más de 300 funciones con más de 300.000 espectadores por todo el mundo. La actriz que encarna a Baby, Eva Conde, ha reconocido el furor que existe en torno a este clásico del séptimo arte: “Muchas veces a mí me ocurre en el show que escucho las frases antes de pronunciarlas en la gente”. Conde, que protagoniza el musical junto con su compañero Christian Sánchez, ha comentado que “la mayoría de la gente que viene ha visto la película y los que no, salen realmente encantados”.

El elenco se compone de 24 artistas nacionales que actuarán sobre un escenario sin bajar el telón para los cambios de escenas. Gracias a tres plataformas giratorias, según la responsable de relaciones externas de la compañía, Cristina de Póo, la función cambia de escenario, lo que proporciona “un ritmo bastante trepidante”.

Para el actor que interpreta a Johnny Castle, Christian Sánchez, el musical que se estrenó en 2004 “es una fiel adaptación de la película” ya que era la directriz de la autora del largometraje, Eleanor Bergstein. Los protagonistas, a pesar de ser un musical, no cantan en ningún momento como en el film.

Christian Sánchez ha explicado la experiencia de aprender y perfeccionar el salto con el Johnny Castle levanta a Baby con sus manos: “Es un porté muy específico para este show y es algo que antes no habíamos hecho. Tardamos unas dos semanas en poder llevarlo a cabo sí o sí siempre”. El actor ha confesado que se trata de un movimiento que requiere “compenetración y complicidad” con la actriz.

El salto de “Dirty Dancing” representa el clímax de la película de Patrick Swayze y Jennifer Grey. Ahora, con el musical, los zaragozanos se podrán emocionar, tal y como ha confesado el actor Christian Sánchez que sucede en otras ciudades españolas.